viernes, 3 de febrero de 2017

Excursión en tren de 156 cruceristas trancada.


Un viaje trunco de turistas mantuvo ocupados ayer a dos ministros.


Fuente: El Observador

Los 156 cruceristas que iban ayer a abordar un tren a vapor con destino a Juanicó (Canelones), y que no pudieron hacer el viaje por una medida sindical de los trabajadores de AFE, no entendían nada. Un ferrocarril reconstruido por la Asociación Uruguaya de Amigos del Riel (AUAR) intentó iniciar su itinerario, como lo hace en distintos momentos del año y sobre todo en temporada de cruceros, para llevarlos a visitar bodegas en Montevideo rural y Canelones. Pero a la hora de pedir autorización para esa excursión privada, los trabajadores se negaron a dar el permiso para el viaje, ya que estaban en régimen de guardia gremial, donde sólo permiten el paso de locomotoras con transporte público de pasajeros.
La situación incomodó a los visitantes, y generó preocupación en el gobierno y mucho malestar en la agencia de viaje que contrató el viaje. Enterada la ministra de Turismo, Liliam Kechichian, llamó a su teléfono personal al secretario general de la Unión Ferroviaria, Ricardo Cajigas, para preguntarle por qué lo hacían y cómo se podía solucionar. Según contó el dirigente gremial a El Observador, le dijo a la jerarca que para resolver el tema debía llamar al ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, o bien a las autoridades de AFE.
El viaje trunco iba a partir de Montevideo a las 9 de la mañana, y el asunto estuvo en boca de los dos ministerios durante varias horas más. Según Cajigas, a pesar de tener pasajeros, los viajes de la locomotora a vapor de AUAR no deben ser contemplados por la guardia gremial porque son un "lucro".
En el Ministerio de Turismo generó inquietud el contratiempo, sobre todo por el impacto a la llamada "imagen país" que se pretenden transmitir a los turistas que visitan Uruguay en temporada, como los de alto nivel adquisitivo que llegan en cruceros al puerto de la capital.
El tema llegó al despacho de Rossi, según confirmaron a El Observador fuentes ferroviarias. Jerarcas de AFE también cruzaron llamadas telefónicas y participaron de reuniones ayer.
Jorge Moalli, gerente de operaciones de AUAR, dijo a El Observador que la medida del sindicato fue discriminatoria y la sintió como un "piñazo" al que no pudo reaccionar. Dijo que la agencia de viajes que contrató el viaje puede hacer una demanda en el Ministerio de Turismo, y advirtió que hay más excursiones pactadas con cruceros de mucho prestigio internacional
El crucero Boudicca es uno de los tantos que llegan a Montevideo para hacer una parada y que sus viajeros conozcan la capital. 

El itinerario planteado ayer era partir de Estación Central rumbo al barrio Peñarol, visitar el museo ferroviario y partir en ómnibus a visitar una bodega para almorzar.

El origen del lío

Lo que desencadenó la medida de lucha de los trabajadores de AFE está bien lejos de los intereses de los turistas y el tren a vapor. 
En diciembre del año pasado, un maquinista que cumple funciones para la empresa privada propiedad de AFE, Servicios Logísticos Ferroviarios, acusó a trabajadores del ente de armar un sabotaje contra una locomotora que él debía pilotear. 
La máquina tenía fallas en sus frenos.
Enterados de la acusación, dirigentes de la Unión Ferroviaria negaron todo y solicitaron una investigación administrativa de urgencia.
Mientras tanto, los trabajadores resolvieron que no aceptarían hacer maniobras con ese maquinista en la estación Carnelli. 
Esa medida significaba que el trabajador en cuestión no podía estar al mando de locomotora alguna que pase por ese lugar. Las semanas pasaron, AFE inició la investigación y el acusador no volvió a pasar por Carnelli.
Sin embargo el jueves intentó hacerlo, y los trabajadores de AFE de guardia impidieron que haga las maniobras necesarias, por lo que trabaron su avance. Momentos después, según relató Cajigas a El Observador, llegó una orden de AFE para que se cierre la terminal y los trabajadores se vayan a su casa. 
Al otro día, el nuevo turno de operarios retomó sus tareas, pero enterados del tema comenzaron a trabajar en régimen de guardia gremial. 
Fue así que no pudo completar las maniobras para hacer su viaje la locomotora a vapor con turistas de un crucero.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

TU OPINIÓN NOS INTERESA