domingo, 22 de abril de 2012

3 noticias 3: Paseando con Alcapone, el mas grande del Mediterráneo y 2 pescadores muertos por no ser rescatados


3 noticias de cruceros 3 :
Noticias curiosas , buenas y hasta penosas.


¿Usted pasearía en el buque que fue de Al Capone?
http://www.eluniversal.com.co


Unos 270 barcos pasan cada semana por el Canal de Panamá, pero ninguno es más antiguo ni tiene tantos secretos como el centenario “Isla Morada”, usado por el mafioso estadounidense Al Capone para el contrabando de licor a inicios del siglo XX. 


Bajo los primeros rayos de sol, un centenar de turistas se apresta a conocer la vía interoceánica, “pero no desde cualquier barco”, les advierte el guía mientras se untan protector solar o buscan un refresco antes de zarpar, en la carretera elevada de la capital.  “Desde hace un año quería conocer el Canal. Lo que no sabía era que lo iba a pasar en el barco de Al Capone”, comenta emocionada a AFP la mexicana Beatriz Hernández. 


“Es una sensación distinta”, añade su esposo Alberto Segundo, mientras apuraba una cerveza. El calor aprieta. 


Durante el recorrido, que cuesta 165 dólares el total de los 80 km y 115 dólares la mitad de la vía, los turistas fotografían cuanta embarcación o ave divisan. En las esclusas de Miraflores nadie quiere perderse la foto con la gigantesca estructura a sus espaldas. 


La brisa marina, una exuberante vegetación y los rastros de las obras de ampliación del Canal -por donde ha pasado más de un millón de barcos desde que fue inaugurado en 1914-, reciben a los turistas. 


Captando aún más su atención, el guía les anuncia cuando se está por pasar a la altura de la cárcel de El Renacer, donde está el anciano ex dictador Manuel Noriega. 


De 94 toneladas de peso y 96 metros de eslora, el “Isla Morada”, una embarcación de madera fabricada en la costa este de Estados Unidos, comenzó a navegar en marzo de 1912 bajo el nombre de “Santana”. 


Tenía cinco recámaras de lujo, un fastuoso comedor revestido de caoba, una biblioteca y acogía a una tripulación de siete marineros, cuando fue adquirida por Alphonse Gabriel Capone (1899-1947), el famoso Al Capone. 


Este estadounidense de origen italiano fue el gánster más sanguinario de Chicago en los años 1920, al librar guerra sin cuartel con otras mafias por el tráfico de licor, prohibido entonces por la Ley Seca.  


“Fue usado para contrabandear ron y whisky desde República Dominicana y Cuba a una Isla en Cayo Hueso (Florida, sureste de Estados Unidos) cuya arena era púrpura, de ahí su nuevo nombre: “Isla Morada”. Ningún otro barco ha pasado tanto por el Canal. Es el más antiguo que pasa semanalmente”, explica a la AFP el guía, Juan Carlos Villareal. 


Tras ser decomisado al caer Al Capone, el barco fue usado por la marina estadounidense en la Segunda Guerra Mundial; llegó en los años 1960 a Panamá, sirvió de hotel flotante para pesca deportiva y luego en rutas locales, hasta que fue adquirido por la empresa Canal and Bay Tours, que lo opera de tres a cuatro veces por semana. 


El barco tiene tres pisos. En el primero, cuadros, lámparas de pared y unas mesas de madera decoran un rústico restaurante; en cubierta están las sillas, y en el tercero el material de salvamento y una pequeña cabina de mandos. 


En cubierta, Gloria de Alexander vende recuerdos, como camisetas o gorras con símbolos panameños. “Lo que más compran es el mapa del Canal con su historia”, afirma. 


“Cuando uno sube siente que es parte de una historia que muchos conocemos del cine. Estar aquí me emociona. Imagino qué tanto pudieron hacer en este barco”, dice Vanesa López, una joven de 21 años que ordena y chequea la entrada y salida de pasajeros. 


Según los promotores, estrellas de Hollywood, como Steve McQueen, John Wayne, Errol Flynn y James Garner, también disfrutaron en algún momento de la embarcación. 


“No es común que uno vaya en un barco de 100 años”, exclama Rodney, de Arizona (suroeste de Estados Unidos), mientras su esposa Gret elucubra sobre el gánster: “Sin Ley Seca o prohibición en Estados Unidos, Al Capone y la mafia no hubieran avanzado tanto”, apunta. 


A Manuel Rivera, un ingeniero ecuatoriano enamorado del Canal, le “molesta que se le dé tanta importancia a Al Capone”. “Era un malvado y ya murió”, sentencia. 


El panameño Rodolfo Lam, quien guía a los capitanes mientras los barcos atraviesan el Canal, lanza serio su reflexión: “Los países están llenos de Al Capones”.
..........................................................................................................................................
El buque de cruceros más grande del Mediterráneo hará escala en Valencia el 27 de abril


lainformacion.com
El buque de cruceros más grande del Mediterráneo, el 'Liberty of the Seas' de la compañía Royal Caribbean, hará escala en el puerto de Valencia el día 27 de abril y estará atracado en sus instalaciones durante toda la mañana, según ha informado la empresa.
VALENCIA, 17 (EUROPA PRESS)


El buque de cruceros más grande del Mediterráneo, el 'Liberty of the Seas' de la compañía Royal Caribbean, hará escala en el puerto de Valencia el día 27 de abril y estará atracado en sus instalaciones durante toda la mañana, según ha informado la empresa.


Dos días más tarde, hará escala en este mismo puerto el 'Adventure of the Seas' con destino al Mediterráneo.


El 'Liberty of the Seas' tiene capacidad para cerca de 5.000 personas, con una eslora de 338 metros y un registro bruto de más de 154.000 toneladas. Según la empresa, el buque operará desde Barcelona y se ha convertido ya "en el más grande del Mediterráneo".


Entre sus instalaciones, destacan una piscina para hacer surf, una pared de escalada, una pista de patinaje sobre hielo, una calle con tiendas y bares y un teatro con capacidad para más de 1.300 personas, así como más de 25 bares y restaurantes.
...............................................................................................................................................
Capitán de crucero no auxilia a náufragos: dos muertos


El Capitán del crucero 'Star Princess' con puerto en Santa Clarita, California, ignoró las señales de socorro de tres muchachos panameños en una embarcación a la deriva en medio del Océano Pacífico, según le informaron el 10 de marzo varios pasajeros, y continuó su curso en lugar de salir al rescate del bote pesquero. Después de esta desafortunada decisión, dos de los náufragos murieron deshidratados, uno el mismo día y el otro días después.


El Capitán británico del crucero se dice que está devastado por las acusaciones de que hizo caso omiso de las llamadas de auxilio.
Los pasajeros del 'Star Princess' dieron la alarma al detectar el bote perdido. Princess Cruises, el operador del buque, culpó a una “ruptura en las comunicaciones” de la tragedia.
La línea de cruceros, que es propiedad de Carnival, la misma compañía detrás de los operadores del 'Costa Concordia', que tuvo un fatal accidente en Italia este año, dijo que las investigaciones aún estaban tratando de establecer las circunstancias exactas del incidente. Sin embargo, Princess Cruises dijo que los reportes de los pasajeros que habían visto un bote a la deriva nunca llegaron al capitán Edward Perrin o al oficial de guardia.
Los muchachos panameños son Adrian “Santi” Vásquez, de 18 años, y sus dos amigos, Oropeces Betancourt y Fernando Osario, ambos de 16 años, quienes salieron de pesquería el 24 de febrero del 2012 en la embarcación 'The Fifty Cent'. Pero el viaje resultó mortal cuando el trío descubrió que el motor fuera de borda de su pequeño barco de pesca no arrancó más, dejándolos abandonados en medio del océano.
Los tres pescadores panameños estuvieron a la deriva en el mar durante más de dos semanas, bajo el sol abrasador, con hambre y deshidratación, antes de que descubrieran el crucero 'Star Princess' y comenzaran desesperadamente a hacerle señales para que los rescataran.

Los vieron pero no los recogieron


La americana Judy Meredith, de Bend, y Jeff Gilligan, de Portland, en Oregón, acompañados de Jim Dowdall, de Dublin, Irlanda, estaban en la cubierta del 'Star Princess' de la compañía Princess Cruise Line, en la observación de aves, cuando vieron al 'Fifty Cent' a lo lejos del lado de estribor del buque.


Equipados para la observación de aves, el grupo estaba armado con binoculares de alta potencia, o telescopios y cámaras equipadas con lentes de teleobjetivo, todo lo cual les dio una buena vista del barco de pesca en la distancia. “Vi a un joven en la proa del bote ondeando su camisa de arriba abajo, con grandes movimientos, sobre su cabeza y hasta abajo al piso, moviéndose vigorosamente. Frenéticamente, mejor debería decir, explicó Meredith en una entrevista.


La señora Meredith le informó a alguien de la tripulación para que llamara al puente y se asegurara de informar el incidente al Capitán. Dijo Meredith que la persona de la tripulación hizo una llamada y luego volvió y miró a través de sus telescopios al bote pesquero y volvió a entrar.
“No pasó nada. El barco no se detuvo. No parecía cambiar de rumbo. Y así que me fui de nuevo y le pregunté lo que el Capitán iba a hacer. El individuo dijo que no sabía.”-cuenta Meredith, quien, no contenta con el curso de los acontecimientos, regresó a su habitación donde anotó las coordenadas del buque y las envió en un correo electrónico a la Guardia Costera de los Estados Unidos con la esperanza de que iban a tomar acción.


La Guardia Costera sin embargo no encontró al 'Fifty Cent', y el bote flotó sin rumbo por otras dos semanas. Vásquez, el único, pescador que quedó con vida, fue rescatado en alta mar el 24 de marzo del 2012 por un barco pesquero ecuatoriano. Fue encontrado a 650 millas de la costa, después de haber arrojado los cuerpos de sus dos amigos por la borda.


El crucero 'Star Princess' pertenece a la compañía angloamericana 'Princess Cruises'. La compañía comentó en un email que está haciendo una investigación sobre el asunto. Para el Capitán pudiera ser nefasto si se comprueba que actuó con negligencia al ignorar las señales de auxilio. Él alega que creyó que los pescadores le estaban saludando con la mano en señal de agradecimiento por haber evitado sus redes con su barco.


La Ley del Mar
los ornitologos testigos del hecho


La regulación 33 de la Convención Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar (Convenio SOLAS) Capítulo V, establece:
“El capitán de un barco en alta mar, que se encuentre en condiciones de poder prestar asistencia al recibir una señal procedente de cualquier fuente, mostrando que hay personas que se encuentran en peligro en el mar, está obligado a acudir a toda máquina en su ayuda y si es posible, informar al servicio de búsqueda y rescate lo que el barco está haciendo. Si la embarcación que recibe la llamada de socorro no puede o, en las circunstancias especiales del caso, estima que es irrazonable o innecesario ir en su ayuda, el Capitán debe asentar en el registro del buque el motivo para no proceder a la asistencia de las personas en peligro, procediendo entonces en consecuencia, a la recomendación de la Organización, de informar al servicio de búsqueda y rescate apropiado.”
'The Fifty Cent' no estaba equipado con una radio funcional, haciendo imposible la comunicación entre las dos embarcaciones para tener la confirmación de si fue o no enviada una señal de socorro. Por lo demás, cuando los dos embarcaciones se encontraron, estaban aproximadamente a 130 millas de la tierra más cercana, mucho más lejos que lo que un barco de pesca del tamaño de 'The Fifty Cent' suele salir. (oregonlive / cubaenvivo / cinabrio.over-blog.es)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

TU OPINIÓN NOS INTERESA